Category Archives: Dos a la Semana

DOS A LA SEMANA

OTRA TONTERA
Jorge Eduardo Aragón Campos         jaragonc@gmail.com

¿Se acuerdan de los animalistas? Sí, me refiero a aquellos que se volvieron ojo de hormiga después de su rotundo éxito contra el uso de animales en circos; a ellos el PVEM les estuvo muy agradecido, pues le ayudaron a impulsar una iniciativa de ley hecha con las patas (aclarando, fue hecha por diputados que aún no han sido afectados por la reducción salarial, así que segundas intenciones no hubo), que sirviera para afectar el modus vivendi de quienes han hecho del circo su fuente de trabajo, además de obligar al sacrificio de todos los animales que les fueron recogidos, pues nunca se consideró la necesidad de alimentarlos, cuidarlos, etc.

El hecho fue motivo de escándalo, sirvió para ilustrarnos sobre lo peligroso que suele resultar cuando se ponen a las ideas bonitas por encima de las ideas razonables; algo bueno tendría la experiencia, si hubiera servido de escarmiento a los que, basados en ocurrencias, se navegan con bandera de progresistas, pero lamentablemente ya volvieron a las andadas de la misma forma que antes.

O sea: no dan para más.

El nuevo objetivo de los inquisidores versión 2.0, al que consideran imprescindible destruir para salvar a la humanidad es… ¡los popotes! Sí, esos tubitos de plástico que mucha gente usa para consumir líquidos, son considerados por ellos como responsables de la destrucción de los mares, la contaminación de la tierra, el envenenamiento del aire y que en Culiacán ya casi no llueva. ¿Sabe usted por qué? Porque están hechos de plástico, un material que tarda muchos años para degradarse. La premisa es tan estúpida, que hasta temo el estúpido sea yo al hacer una observación obligada: ¿entonces el problema es el popote o el plástico?

Más importante aún, no hace muchos años en México la industria de los desechables tenía al papel como su principal materia prima, pero otro atajo de descerebrados consideró que se afectaba al medio ambiente al favorecer la deforestación. ¿Sabían ustedes que en muchos lugares del mundo siguen fabricándose los popotes de papel? No sólo popotes, una vasta gama de productos han migrado hacia materiales biodegradables, es una tendencia mundial que por desgracia sólo se presenta en países donde acostumbran resolver los problemas en lugar de divertirse con ellos.

Hoy aquí en México, en varios estados existen iniciativas particulares, representadas en empresas que ofrecen sorprendentes opciones en el uso de reciclables como papel, socas, bagazos, basura, etc. son resultado de mexicanos emprendedores –científicos e inventores en más de un caso- que con conocimientos, imaginación y esfuerzo se avocan a ofrecer soluciones reales, navegando en contra no digamos del gobierno, que carece de programas de apoyo y estímulo, sino de una sociedad que primeramente padece del feo vicio de hablar sin saber, al cual ahora agrega el de la acción negativa, es decir destruir en lugar de lo contrario, como bien lo demuestra está iniciativa tonta para desaparecer a los popotes, que ya se está convirtiendo en una cruzada contra quienes los usan, en lugar de fomentar la sustitución del plástico por materiales más amigables.

¿Así o más peor?

DOS A LA SEMANA

EL VIDEO DE DIEGO LUNA
Jorge Aragón Campos                         jaragonc@gmail.com

En redes está circulando profusamente un video protagonizado por Diego Luna, donde nos invita a todos los mexicanos a cumplir con nuestra obligación de votar este primero de julio, pero ese no es el mensaje principal, también nos exhorta a que pasada la jornada electoral, retomemos nuestra cotidianeidad y depongamos el ánimo combativo y beligerante que está distinguiendo a esta elección presidencial.

En apariencia, un mensaje así es irreprochable y digno de tomarse a pie juntillas, nada más que a mí no me suena del todo. En entrevista reciente, Juan Villoro enfatizaba los umbrales tan altos de dolor que tenemos los mexicanos -por así decirlo-, refiriéndose a los tremendos abusos y excesos que en el terreno de lo político y social llegamos a tolerar.

Tanto Diego como Villoro están abordando lo mismo, se refieren a esa parte de nuestra idiosincrasia a la que coloquialmente nos referimos como “el tigre dormido”, un fenómeno que no es tan particular de nosotros como suponemos, se trata de uno de los signos distintivos de sociedades que por inmadurez democrática, son incapaces de sopesar las consecuencias que a mediano y largo plazo puede causar la relación entre causa y efecto, de ahí que el cumplimiento de las obligaciones ciudadanas sea postergado siempre, llevándonos con frecuencia a situaciones límite, creando buenas condiciones para fenómenos sociales indeseables por peligrosos. Dicho en buen castellano, los mexicanos no aguantamos muchos abusos porque seamos estoicos, lo hacemos porque nos cuesta tomar el toro por los cuernos y mejor optamos por la evasión de las responsabilidades, y acuérdense que el flojo trabaja doble.

Diego Luna nos está planteando el peligro de un desbordamiento de las pasiones, yo prefiero celebrar que la pasión ha surgido y sugiero no desaprovecharla.

¿Nos estamos polarizando? Claro que sí y que bueno, ya era hora nos interesáramos en los grandes asuntos que nos afectan y nos atañen: hace años no veíamos disputas sobre posturas económicas como neoliberalismo y populismo. Los temas tabú han sido desterrados de la discusión pública y cuestiones como el aborto, feminismo, pobreza, educación, etc. salen a relucir en todas las conversaciones porque el público se está interesando y está participando; ya es evidente el nerviosismo de los beneficiarios de nuestra estolidez ciudadana, son ellos los que se quejan por la crispación actual, acostumbrados como estaban a que nuestras elecciones fueran procesos tersos, sin aspavientos, de mero trámite: no les está gustando la posibilidad de que nuestra democracia escale a un nuevo estadio donde nunca más, las candidaturas, los triunfos y las derrotas puedan resolverse tranquilamente con reuniones entre Cevallos y Salinas, o López y napito, o Anaya y Barreiro. Sobre todo, les angustia como se van acumulando las evidencias de que nunca tuvieron, ni tendrán, respuestas para nuestros problemas. Sin que sea su intención, creo que Diego Luna y quienes lo acompañan en la idea del video caen en este juego perverso, me parece que esa propuesta es como despertar al paciente para que se tome su pastilla para dormir.

Sí estamos presenciando un despertar ciudadano, soy un convencido sobre la necesidad de alimentarle ese impulso para que la aviada llegue mucho más allá del primero de julio; necesitamos encontrar propuestas de participación, para que la ciudadanía no baje la guardia y enfrente o apoye –según sea el caso- al próximo gobierno, porque sea quién sea que lo encabece, deberá resolver los conflictos generados por sus compromisos políticos, así como las presiones que de forma natural deberá enfrentar. ¿Retirarnos a nuestras casas el dos de julio? ¿No es México nuestra casa?

DOS A LA SEMANA

LAS INSTITUCIONES DEL DIABLO

Jorge Aragón Campos                                               jaragonc@gmail.com

Vamos a suponer que usted es la UAS y que, a principios de mes, le pide a la federación que dentro de la primer quincena le mande mil pesos para pagar el IMSS, asimismo le solicita que para la segunda mande otros mil para pagar la luz, ante lo cual la federación cumple pero con una salvedad: los manda volteados, es decir primero manda lo de la luz y después lo del pago al IMSS. ¿Usted qué haría?

Según se desprende de la información vertida por la propia ASF, eso y no otra cosa son las “desviaciones” cometidas por las autoridades universitarias “en detrimento de la trasparencia” y bla, bla, bla.

El dinero no se usó en nada que no tuviera que ver con el desempeño de la vida institucional de la UAS, no se destinó al PAS, al PRI, al PAN, a MORENA, al PRD o a alguien de fuera de la UAS, no, es que por ley las instituciones que reciben recursos públicos no tienen potestad para ejercer esos recursos en el renglón ni en el momento que la institución lo requiera, sino en lo que el gobierno diga y cuando el gobierno lo diga…por ley…de lo contrario escándalo…por lo menos. Es como sucede con Anaya, quien a lo sumo incurrió en evasión fiscal, pero legalmente lo acusan de lavado de dinero, porque ahora según las leyes hacendarias, el ciudadano es responsable de realizar las investigaciones que corresponden a la PGR y a la SHCP, para determinar si el dinero con el que le pagan un bien o un servicio fue obtenido de manera lícita. Y sí, así está la ley. Ni en Venezuela hay eso, por cierto.

No nos engañemos frente a lo que, en su momento, fue advertido de manera pública: el gobierno de Peña nieto, desde sus inicios se dedicó a restaurar el tinglado autoritario al que tan afectos han sido siempre los priistas, desvirtuando mediante leyes absurdas y hasta contradictorias la naturaleza de las instituciones, creando un entorno donde no hay manera de andar derecho. No nos extrañe entonces, que así como la PGR filtra videos sobre la comparecencia de un candidato presidencial, la ASF haga públicas supuestas irregularidades en la UAS, a la vez que se queda muy espichadita sobre casi 760 millones de pesos que no aparecen por ningún lado en la CONADE, ejercidos durante el 2016, cuando estaba al frente Alfredo Castillo Cervantes, quien ha trabajado cerca de Peña Nieto desde que era Gobernador del Estado de México, es decir, otro miembro del grupo intocable de este gobierno. Esto es nada más por mencionar un caso.

Me parece no debemos pasar por alto, la decisión de las autoridades universitarias para mantener a la institución al margen del proceso electoral que estamos viviendo, así como toda una serie de medidas y decisiones desafortunadas del gobierno federal, para apuntalar la campaña del candidato oficial quien, con esa clase de ayudas, no sólo no remonta sino se hunde cada vez más; pudiéramos estar atestiguando una intentona de alinear a la UAS a los objetivos de una campaña signada por los yerros, es decir otra metida de pata que acabará igual que las anteriores: como balazo en el pie. No veo otra explicación, para un acto que viene a generar en Sinaloa un problema político que no existía y que no debe existir. Eso, o de plano el panorama que el PRI está observando aquí es de desastre, al igual que en la mayor parte del país.

¿Pero qué necesidad? Diría el divo si aún viviera.

DOS A LA SEMANA

¡FUUUTA!
Jorge Aragón Campos                          jaragonc@gmail.com

La expresión que da nombre a este artículo es muy vieja, tanto que tengo años sin oírla; la usábamos para expresar desagrado frente a un mal olor. La recordé ahora, con motivo de la novedad que estamos enfrentando en esta ciudad capital.

Lo de la peste en Culiacán, no es más que una muestra más de cómo el gobierno mexicano ha llevado al límite su costumbre de jamás resolver un problema y sí, en cambio, enredarlo más cuando se toma la molestia de atenderlo.

El asunto no es nuevo, a mí me consta que existe desde el año de 1986 por el viejo cauce del río Culiacán, donde el agua estancada en las fosas de las cribas se pudre durante el estiaje, provocando malos olores en comunidades como Bacurimí, Bellavista, etc. el fenómeno es común también, alrededor de los cruceros de Xicotencatl con malecón viejo y Aquiles Serdán a la altura del puente Morelos, lugares donde desembocan importantes drenajes pluviales.

Como resulta evidente, en más de tres décadas no se tomó ninguna medida, por lo contrario fueron permitiendo se establecieran más fuentes de malos olores, lo que, aunado al crecimiento de la ciudad, viene a convertirse en una crisis mayor hoy.

Lo más serio de todo esto, no es que muestre la falta de previsión y la tremenda ignorancia de nuestras autoridades, lo cual de por sí grave no es (nadie tiene obligación de saber de todo), el problema es que la autoridad, para variar, hasta hoy sólo ha cumplido con una acción institucional para cuidar la calidad del aire que respiramos los culichis: cobrarnos. Por pura suerte no lo lograron.

Fue durante el sexenio pasado, que nos salieron con la idea de que habría en Sinaloa centros de verificación vehicular, para revisar el estado de los automotores y bla, bla, bla, es decir, vil plan chingativo para aumentar la corrupción gubernamental. Afortunadamente el proyecto no prosperó, pero cuidado, la idea sigue latente.

No sólo para el gobierno, también para la mayoría del público, contaminación y smog son sinónimos, lo cual es falso, como bien lo estamos comprobando ahora que un aire transparente nos trae una hediondez que nada bueno nos puede aportar.

Nada me daría más gusto, que una institución como la UAS recurriera a los numerosos especialistas con que cuenta en facultades como química, biología y medicina, para que investigaran y nos aclararan las condiciones del aire que respiramos cuando el mal olor se hace presente, no olvidemos un dato importante que acaban de dar a conocer las propias autoridades sanitarias sobre el estado de Sonora: es la entidad donde más enfermedades “raras, de difícil diagnóstico y cura”, se están presentando en la actualidad. Sin saber aún el motivo para ese fenómeno, hay razones suficientes para apostar por la contaminación del agua provocada por los derrames de las industrias mineras, que han vertido sobre sus cuerpos de agua cualquier cantidad de elementos como el mercurio, el plomo y el cianuro. Ahí tenemos otro ejemplo cercano de la negligencia oficial.

Más nos vale poner las barbas a remojar.