Category Archives: puente negro

PUENTE NEGRO

Al César lo que es del César. 
¡A pagar! 
Por Guillermo Bañuelos

Aun cuando se trata de uno de los temas más impopulares y espinosos en el contexto de un proceso electoral, Quirino Ordaz Coppel dio el paso al frente y puso en operación el Sistema de Administración Tributaria del Estado de Sinaloa, el SATES por sus siglas.

¿Valiente? Lo que es, es.

La decisión de Quirino Ordaz apunta hacia un éxito en materia de recaudación, uno de los puntos más débiles de la administración estatal a lo largo de todos los sexenios, si consideramos que el aparato burocrático estatal –en lo sucesivo- se apoyará en las prácticas más eficaces y en la plataforma tecnológica del mismo Sistema de Administración Tributaria (SAT), que en 21 años de vida logró incrementar de 38 a 68 millones de contribuyentes.

Como toda acción oficial que pretenda cobrar más impuestos, ésta (la creación del SATES) podría encontrar también algunas o muchas resistencias, e incluso convertirse en tema de campañas.

No obstante, dígase que no implica el cobro de nuevas contribuciones, sino la recaudación eficiente y justa de los impuestos que ya existen en Sinaloa.

No es secreto que miles de sinaloenses hacemos maroma y teatro para evadir el pago de lo que corresponde al César (al Estado).

Si no lo creemos, veamos el caso del impuesto predial en el municipio de Culiacán, donde miles de propietarios de inmuebles adeudan miles de millones de pesos desde hace muchos años, mientras el ayuntamiento sobrevive a duras penas el endeudamiento contraído por la misma causa: los bajos ingresos.

El gobernador Quirino Ordaz reconoció hoy durante el acto de firma de convenio entre su administración y el titular del SAT, Osvaldo Antonio Santín Quiroz, que una de las principales debilidades de la administración estatal a lo largo de los sexenios es la baja recaudación, a consecuencia de la ineficiencia de los recaudadores o de la existencia de sistemas deficientes de cobranza.

Luego citó  Quirino un dato que debe apenar a los sinaloenses, sobre todo cuando nos gana el orgullo regionalista y criticamos a los chilangos desde nuestra ignorancia por ser los de CDMX quienes  “se comen todos nuestros impuestos”.

Vea usted: de cada 10 pesos que se invierten en Sinaloa, únicamente 1 peso corresponde a ingresos propios, mientras el 90% proviene de la Federación.

Para dar pena, ¿no?

Como que es hora ya de pagar lo que nos corresponde.

Lo contrario: vivir del gobierno, quedó atrás, ¿no?

Puente Negro

Del pasquín, al Reino Troll

-Cual metástasis, las fake news enferman a la democracia

 

Por Guillermo Bañuelos

 

En los rincones de los cuartos de guerra de las campañas políticas de la era anterior a la Internet, aquellos personajes eran una pieza clave.

Carentes de escrúpulos, ponzoñosos, sinvergüenzas, conocían o inventaban intrépidamente la vida y obra de otros.

Hábiles para esparcir borregos (rumores falsos) en grupos de café, cantinas o cualquier sitio de encuentro social, o a través de pasquines (escritos anónimos) que tapizaban las plazuelas al amanecer de cualquier día, su función era fundamental.

Ellos hacían lo que hoy llamamos guerra sucia a través de la propaganda marginal.

Las acusaciones preferidas por los autores materiales e intelectuales (de quienes pagaban) giraban en torno a la vida amorosa o sexual de la persona, a supuestos fraudes y traiciones, a calumnias de todo tipo.

Con el desarrollo de las tecnologías y el paso de los años, la guerra sucia evolucionó a niveles insospechados hasta convertirse en lo que hoy padecemos y poco comprendemos.

Los procedimientos y los objetivos son similares, en el fondo: utilizar el anonimato y degradar a otros.

Las redes sociales y la multiplicación de sitios de Internet, alimentados en muchos casos por auténticos ejércitos de Bots y Trolls, permiten la multiplicación de los golpes sucios y la entronización del engaño como recurso para atacar cobardemente.

Han constituido el Reino del Troll.

Las fake news (la desinformación) que generan invaden ya, y enferman, el cuerpo de la democracia cual metástasis.

Una simple nota o un –aparentemente- inofensivo Meme destruye la honra y la fama de cualquiera en un instante, prácticamente a la velocidad de la luz.

En los orígenes del Marketing Político, las estrategias de campaña eran simples: ensalzar la obra del gobierno y la plataforma ideológica y los principios de su partido: bosquejar un programa de gobierno que respondiera a lo que la gente deseaba escuchar (demagogia pura), explotar las necesidades de la gente y regalarles despensas o baratijas y, por último, trazar una ruta crítica de difamación pública próxima al tradicional primero de julio para sepultar en estiércol o lodo al contrincante, aun con el peligro de que una andanada de golpes bajos, cual bumerang, regresara de inmediato en contra. ¿Cómo en 2018? Ya veremos.

En resumen, la evolución de los mecanismos y los propósitos de la propaganda marginal a lo que hoy vemos masifica la infamia, naturaliza la calumnia y el engaño como recurso ‘normal’ de lucha política y, aun peor, hace que la cobardía y la bajeza sustituyan al debate y la discusión ideológica.

Frente a esto, sobre todo entre los usuarios que navegamos en el ciber espacio desde su origen sin la malicia requerida-, de alguna manera con candidez, no sabemos qué hacer.

Lo más práctico es advertir a la comunidad de la presencia de un Troll, cuando se detecta, y solicitar que no interactúen con él, ni hagan caso, ni respondan a sus provocaciones, conscientes de que son seres dedicados a provocar o confundir.

Hay que entender que no se trata de personas que sientan vergüenza o culpa y que no actúan como lo hacen porque tienen mal humor o porque viven un mal día, sino, simplemente, su naturaleza Troll los mueve únicamente a estar chingando.

PUENTE NEGRO

¿BASTAN ARMAS Y POLICÍAS CONTRA EL CRIMEN?

¡La planificación urbana también es eficaz!  

Por Guillermo BAÑUELOS

Para muchos, las únicas herramientas eficaces para combatir la inseguridad son las armas y los policías, la persecución y la rudeza. Nada más falso.

Ante ello, algunos expertos proponen ahora utilizar también la planificación urbana para atacar la marginalidad social, reducir la delincuencia y prevenir el crimen.

Los gobernantes de las ciudades más conflictivas podrían atender recomendaciones de este tipo cuando, año tras año, miles de millones de pesos se destinan a la compra de decenas de patrullas, capacitación, tecnología, armas y a los salarios de miles de policías, sin lograr pacificar las urbes, ni atrapar o desterrar a los malandrines.

En casos, no logran ni disminuir los indicadores rojos, y pareciera que las corporaciones combaten a ciegas a un monstruo que parece invencible. Evidentemente, en esta estrategia hace falta algo.

ONU-Hábitat publicó ayer el artículo Cómo reducir el crimen a través del diseño urbano, elaborado con base en información del libro ´Planeamiento Urbano para Autoridades Locales’.

El texto ofrece una manera novedosa –o diferente- de ver el fenómeno de la criminalidad que azota a muchas ciudades de Sinaloa y México.

Propone que las intervenciones a nivel de calle en los asentamientos informales son iniciativas importantes en la prevención de la inseguridad.

La planificación puede identificar causas del crimen, establecer la presencia local de lo público y generar confianza entre grupos e instituciones marginadas como estrategia clave contra los delitos.

Aunque la delincuencia es un fenómeno complejo, aseguran, las intervenciones de planificación urbana pueden abrir espacio para las actividades económicas formales e informales, impulsar la recuperación y el mantenimiento de espacios públicos, y hacer que servicios y nuevas oportunidades estén disponibles para los residentes marginados.

Sostienen que las actividades delictivas suelen ser más agudas donde hay insuficiente alumbrado público, terrenos baldíos o edificios abandonados. Esto parece indiscutible.

También es más grave en calles o caminos no pavimentados que no permiten el acceso de patrullas u otros vehículos, o en donde pocas personas pueden observar lo que ocurre en su entorno (calles abandonadas, zonas con altos muros ciegos y grandes espacios abiertos).

Es evidente que el aislamiento de las personas produce resultados socioeconómicos negativos, lo que puede generar disturbios y delincuencia y que las áreas con gran número de desempleados y subempleados no pueden dar sustento a los negocios ni a la comunidad, generándose la necesidad de  combinar espacios residenciales, laborales y comerciales dentro del vecindario.

La mezcla de usos del suelo, entre otros beneficios, reduce el riesgo de posible violencia en el transporte público y asegura una mayor vigilancia.

Por ello, los expertos exhortan a permitir actividades comerciales durante todo el día: tiendas que operan hasta altas horas de la noche o cafeterías abiertas las 24 horas, por ejemplo, que atraen movimiento peatonal y vigilancia pasiva.

El espacio público en buen estado, defienden, desarrolla un sentido de identidad y de pertenencia en las comunidades. Ser parte, o identificarse con la comunidad puede ser eficaz para erradicar el delito, y existe además relación directa entre el mantenimiento del espacio público y la percepción de delincuencia.

Pero los efectos de la delincuencia no se reducen a los delitos del fuero común conocidos, ni aún a los de alto impacto –asesinatos, secuestros u otros-.

Para entender, los autores apelan a la sensación de tierra de nadie (que puede causar deterioro y elevar el costo del mantenimiento de los espacios públicos, lo que favorece el vandalismo, por un lado, exacerba los sentimientos de inseguridad y ahuyenta las inversiones).

Citan también a la teoría de la Ventana Rota, empleada en criminología para referir el contagio de las conductas ‘inmorales’ o ‘incívicas’, y la teoría referida sostiene que los entornos urbanos en malas condiciones pueden provocar aumento de la criminalidad, pues en estos sitios el mensaje es claro: “aquí no hay nadie que cuide de esto”.

–          “Consideren un edificio con una ventana rota. Si la ventana no se repara, los vándalos tenderán a romper unas cuantas más. Finalmente, quizás hasta irrumpan en el edificio; y,  si está abandonado, es posible que lo ocupen ellos y que prendan fuego dentro. O consideren una acera o una banqueta: se acumula algo de basura; pronto, más basura se va acumulando; con el tiempo, la gente acaba dejando bolsas de basura de restaurantes de comida rápida o hasta asaltando coches” (tomado del libro Arreglando Ventanas Rotasde  George L. Kelling y Catherine Coles).

El crimen, entonces, desalienta la inversión, espanta al turismo y genera la emigración de personas capacitadas.

Sin duda, los factores de la delincuencia impactan negativamente en la economía. Producen efectos en la psicología de los ciudadanos, atentan contra el espíritu emprendedor y reducen los valores de la propiedad.

PUENTE NEGRO

Una tormenta amenaza a Anaya
Por Guillermo Bañuelos

Con facilidad, Ricardo Anaya pasó por encima de otros panistas y se hizo de la candidatura. Con el apoyo del PAN, PRD y MC, disputa al PRI el segundo sitio en la preferencia del electorado, pero…

Pero la carrera no es fácil, y menos cuando frente a él aparecen nubarrones de una tormenta que parece perfecta.

El affaire en torno a Anaya produce estridencia, al grado de hablarse en diversos medios hasta de su reemplazo como candidato.

Para colmo, un hombre más salinista que el propio Salinas, Diego Fernández de Ceballos, sentenció que a Anaya sólo podrán despojarlo de la candidatura matándolo, como sucedió lo hicieron con Luis Donaldo Colosio.

Al escándalo que publican las redes y los medios tradicionales sobre el candidato,  a quien sus adversarios acusan de lavado de dinero, se suma la propia PGR, que confirmó que  existe una carpeta de investigación en su contra.

¿Qué hizo Anaya para ser el blanco de esta andanada de golpes políticos severos?

Fue acusado de ser parte de un esquema financiero que utilizó para lavar dinero.

Según la información, en 2014, siendo diputado federal, compró un terreno en 10 millones de pesos a su amigo Manuel Barreiro, el cual fue vendido dos años después en 54 millones.

En aquel tiempo, Anaya asentó en su declaración 3 de 3 que ganaba 90 mil pesos mensuales, sin ofrecer una explicación sobre cómo reunió 10 millones para hacer tal adquisición.

Anaya ha dicho que hipotecó su casa, mas no ha mostrado documentación bancaria que acredite tal operación.

Tales deficiencias en su autodefensa robustecen las acusaciones de sus enemigos en el sentido de que aprovechó su liderazgo en el PAN para construir una estructura financiera ilícita, tal como lo han ventilado personas que fueron empleados de Barreiro y de Anaya.

Estos ex colaboradores han contado que el candidato y Barreiro hicieron una triangulación financiera y aprovecharon paraísos fiscales para ocultar el dinero ilícito con que operaban a través de empresas calificadas por el SAT como fantasmas, entre ellas ‘Manhattan Mastyer Plan , creada con un capital social de 10 mil pesos, que a los 5 días de creada obtuvo un crédito por 54 millones de para comprar la nave industrial propiedad de Anaya.

De ser cierta la información que circula, Anaya está inmerso en una bronca mayor, de la cual sólo podrá librarse mediante una defensa sólida.  No bastará con responder que existe un complot del sistema en su contra.

Pero la propia PGR y el SAT, para comprobar el supuesto lavado de dinero, deberán integrar una carpeta de investigación impecable, que no deje duda alguna sobre estas acusaciones.

Hay quienes asemejan la situación de Anaya con una tormenta no esperada, que arrecia  con la inminente aparición-por si fuera poco-  de Margarita Zavala en las boletas por la vía independiente como la candidata esperada por un segmento importante del panismo, que seguramente dará sus votos a la esposa de Felipe Calderón Hinojosa.

Es obvio que en el PRD y el MC hay incomodidad y preocupación por el caso.

Su candidato  ha sido ‘tocado’, aunque es temprano para calcular el impacto del escándalo en las votaciones.

La PGR  investiga a Anaya desde octubre del año pasado por su posible participación en triangulaciones para aparentar compraventa de inmuebles, en las que también está involucrado el empresario Manuel Barreiro.

La investigación inmiscuye a una empresa propiedad de la familia de Anaya,  llamada Junisierra, así como a dos testigos protegidos cuyas declaraciones forman parte primordial de las investigaciones.

Margarita. Zavala, en un twit, comentó: “No deja de sorprender que Ricardo Anaya, un hombre de 39 años y que solamente se ha dedicado al servicio público, tenga que explicar el origen de 54 millones de pesos. Por eso el desprecio ciudadano a la clase política”.

¿De qué habla? De que lo sabe, lo sabe.