En la raya

CUÉN Y EL FRENTE
Un trabuco para armar
Por José Luis López Duarte

Héctor Melesio Cuén, quien ha sido la opción electoral más atractiva para todos los partidos nacionales, ha tomado la decisión de incorporarse al frente que integran PAN, PRD y MC, para que junto con el PAS constituyan la fuerza electoral más poderosa en Sinaloa.

Antes de la decisión de Cuén y el PAS, el PRI y MORENA parecían los partidos que se disputarían la mayoría de los votos el 2018, pero ahora con el PAS y el frente ambos estarán disputando incluso la primera minoría.

No es casual que el PRI el domingo pasado suspendiera el anuncio de todos sus candidatos en los estados del país y el estado mayor de José Antonio Meade, su candidato presidencial, se haya replegado para reacomodar sus fuerzas después de que todos los intentos por descarrilar al frente han fracasado y su registro el viernes por la noche estalló en el país una especie de implosión en el PRI al resultar que las cuentas en los estados ya no daban.

Tan solo por una ecuación aritmética, el PRI sacó cuentas de que a simple vista perdía 17 estados y otros 10 entraban en la franja de riesgo, lo que significaba no solo su derrota presidencial sino que pasaría a ser tercera fuerza en el país.

La reacción  aún no se conoce, pero reprogramaron para enero el lanzamiento de su candidatura en los estados y veremos entonces sí logró alguna recomposición el PRI, aunque no se conocían las fórmulas que traían el domingo, veremos si armó su trabuco o si ya se condenó al fracaso como apunta aquí en Sinaloa.

La reacción del PRI ante el frente, en Sinaloa también se dejó sentir, y la algarabía de varios con el surgimiento del frente y la adhesión de Cuén y el PAS, más desfiguró sus rostros, tanto que se están dando afanes desesperados de incredulidad primero y deseos de que abortara después.

El temor del PRI nacional en Sinaloa ha sido mayúsculo al extremo que todas las fuerzas políticas (incluidas las del frente) están sacudidas como el preludio de un reacomodo y la incertidumbre de no saber cómo terminarán las cosas.

Siendo reales estas sensaciones, las fuerzas del frente no debieran caer en esa situación y por el contrario concentrar sus energías a trabajar a la mayor velocidad las implicaciones prácticas que amerita esta gran alianza para construir las plataformas políticas de los triunfos locales.

El PAN, PRD y MC deben ser sumamente generosos para sumar sin contratiempos y tropiezos al PAS y Héctor Melesio Cuén para consolidar el frente, formando equipos de trabajo comunes, candidaturas competitivas en los municipios y una organización territorial y de promoción que permita contener la maquinaría política del PRI.

Frenando las posibilidades del vasallaje electoral con la compra de votos e irregularidades fraudulentas por parte del PRI, será fundamental para alcanzar el éxito.

Prejuicios, diferencias, temores e intereses mezquinos o menores, deben dejarse de lado para que se produzca la imagen que le corresponde a un frente electoral, más aún si se trata de un proyecto como el de un frente que pretende un cambio de régimen político, poniéndole fin al presidencialismo. Estas son causas mayores y son la que deben contar.

Leave a Reply