El Tábano Legislativo

Por Solón y Licurgo
 
*Rinde Congreso del Estado homenaje a Jorge Medina Viedas
*El Grupo Mayoritario mantiene una actitud soberbia y prepotente
*La sesión secreta: un acto de indecencia política

 

 En medio de los movimientos trepidatorios que se producen en el modus operandi de la 63 Legislatura del Congreso del Estado de Sinaloa, hubo en la sesión del jueves 29 de noviembre, un breve momento de calma y civilidad. Al abrir la sesión, la presidencia de la mesa directiva anunció a los presentes el fallecimiento ese día por la madrugada de Jorge Medina Viedas, ex rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Llamó la atención la lectura de la nota necrológica –que fue seguida con mucha atención por los presentes, quienes guardaron respetuoso silencio–, en la que se hizo una semblanza, un recorrido de la trayectoria académica e intelectual de una de las figuras más destacadas –si no es que la más importante–, del movimiento democrático de la reforma universitaria en Sinaloa.

Luego de la semblanza leída por la presidencia de la mesa directiva, y que se preparó desde la secretaría general del Congreso, el titular pidió un minuto de aplausos a la memoria de Jorge Medina Viedas. Fue, sin duda, un homenaje sentido a una figura icónica de la Universidad Autónoma de Sinaloa, que encarnó los mejores y más altos valores y tradiciones progresistas del reformismo universitario. Su largo viaje, cuyo inicio podemos datar en 1966, cuando fue parte del núcleo dirigente que movilizó a los estudiantes universitarios contra el autoritarismo del entonces rector Julio Ibarra Urrea, está lleno de momentos estelares cuyo cenit se alcanzó a principios de los años 80, cuando en defensa de la autonomía de la UAS y contra la pretensión gubernamental de cercenar su sistema de educación media superior, se colocó al frente de las más poderosa movilización de conciencias y voluntades en defensa de la integridad de la vieja casona rosalina.

Pero Medina Viedas no sólo fue una figura académica e intelectual. Fue también un dirigente político. Y lo fue del más poderosos movimiento social, popular, que se haya producido en Sinaloa en muchos años, cuando junto a otros jóvenes universitarios, como Liberato Terán Olguín, Antonio Medina de Anda y Antonio Pacheco Ortíz, miembros de la generación de la Reforma que nutrieron sus ideales y sus sueños en el espíritu de los reformistas de Córdoba, se convirtió en el líder del Frente de Defensa Popular. Este Frente desde fines de 1969, movilizó a miles de trabajadores de la ciudad, estudiantes, amas de casa y, en general, grupos e individuos que forman parte de lo que genéricamente podemos llamar sectores populares, contra la ley de desarrollo urbano, que el gobierno de Alfredo Valdez Montoya pretendía imponer para proteger los intereses de la oligarquía de fincatenientes en el estado. Esa lucha victoriosa, ese reconocimiento y aprecio que le ganó de la gente humilde, tuvo su correlato en el rechazo de los grupos de poder económico y político de Sinaloa, que lo vieron siempre como su enemigo.

Este largo viaje ha llegado a su fin. Pero Medina Viedas será por siempre una figura señera, epónima, en la historia luminosa de la Universidad Autónoma de Sinaloa, y del movimiento universitario democrático, del cual fue siempre uno de sus más brillantes dirigentes. Ha terminado su recorrido. Sus experiencias quedan, como queda su ejemplo generoso. En su homenaje, recordemos este poema de Kavafis:

Ítaca

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Ítacas.

**

Lo que debería ser un espacio para el diálogo, el entendimiento, la búsqueda de acuerdos, compromisos y consensos por el bien de Sinaloa, ha terminado por ser un espacio de batalla y confrontación. A la nueva mayoría del Congreso le ha ganado la pulsión autoritaria que, ya lo sabemos, está en su ADN, pero que precisamente por su condición de mayoría, les debería imponer la obligación de autocontención. Pero está visto que esto no es lo suyo. Cada una de sus acciones lleva una evidente intención revanchista, cobrar facturas, hacer ajuste de cuentas con sus adversarios, más bien con sus enemigos, e imponer a como dé lugar una lógica de guerra.

Esa es la lógica que imperó en una semana tormentosa como la que acaba de concluir, y que pone en riego la civilidad y el trato respetuoso que merecen todas las fuerzas representadas en la 63 Legislatura. Nos referimos a la intención –finalmente materializada en sesión secreta del pleno luego de tomar completamente las instalaciones del Congreso, impidiendo el acceso a toda persona que no fuese parte del grupo mayoritario–, de echar abajo las cuotas que reciben las organizaciones de productores del campo, que no es sino una acción enfilada a golpear a las organizaciones campesinas agrupadas en el Congreso Agrario Permanente, y que les permiten realizar diversas gestiones de apoyo en favor de sus agremiados.

El asunto fue planteado por el grupo mayoritario en la reunión del lunes de la semana que ha concluido de la Junta de Coordinación Política, como un punto de urgente y obvia resolución a incluirse en la agenda de la sesión plenaria del martes 27 de noviembre. El dirigente del Grupo Parlamentario del PRI, Sergio Jacobo, pidió dar un tratamiento más flexible a un tema asaz delicado, y planteó que la discusión sobre el particular se derivara a la comisión permanente del campo y asuntos agropecuarios, a lo que se negó el grupo mayoritario.

Empeñado en hacer valer su condición de aplanadora, los del grupo mayoritario se mantuvieron en sus trece y llevaron el tema al orden del día y a la plenaria. A estas alturas, el asunto ya había escalado, y generado una movilización de campesinos y productores agrícolas, que en varios centenares de hicieron presentes en la sesión del martes 27. La intolerancia e intemperancia solo contribuyó a avivar la hoguera de la inconformidad y el enojo de productores que terminaron tomando la tribuna y la suspensión de la sesión. En la sesión del jueves 29, contra todo sentido común y sensibilidad política, el grupo mayoritario insistió en tratar el tema como parte del orden del día, lo que obligó a productores a expresar de nuevo su firme y decidido rechazo, subiendo de nuevo a la tribuna, y provocando la suspensión. Sería por la tarde de ese mismo jueves, cuando de manera casi secreta, el grupo mayoritario convocó de sesión, excluyendo de la convocatoria a los diputados del Grupo Parlamentario del PRI, de tal modo que fueran solo ellos quienes decidieran un asunto que ya el núcleo dirigente había decidido. Es decir, la sesión solamente fue la escenificación teatral de un acuerdo que ya se había adoptado.

Para ello, como apuntamos, se tomó el Congreso. Desde mediodía se bloquearon los accesos peatonales y al estacionamiento, se prohibió la entrada y la sesión se realizó casi en secreto. Triste forma de procesar los acuerdos de una mayoría que ha demostrado en escasos dos meses, las peores formas de conducción política, que puede llevar la confrontación a una nivel que todos terminemos por lamentar.

El punto de acuerdo de marras del grupo mayoritario planteaba que el titular del poder ejecutivo tomara las medidas pertinentes para evitar lo que llaman “cobros inconstitucionales” como la llamada cuota ejidal, administrada por el Consejo Estatal Agropecuario, es decir, su eliminación. Asimismo, pedían que a esta Soberanía se hiciera llegar un informe de lo recaudado por cuota ejidal, CAADES y Pequeña Propiedad durante los años 2017 y 2018,  así como de la distribución a organizaciones.

Hay que ser reiterativos en un punto: el GP del PRI no se niega a discutir el asunto, sino que pide se trate en otra instancia y ahí se resuelva lo conducente. Señalan que solamente desde el desconocimiento de la realidad del campo sinaloense, puede hacerse una afirmación tan absurda, y que la cuota CAAADES, a la que con tanta vehemencia se refieren, está señalada en la Ley de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa, en tanto que la cuota Liga es resultado de un acuerdo administrativo, en el que se reconoce y establece el principio de libertad de asociación a todas las organizaciones de productores del sector social.

El punto de acuerdo, sostiene el GP-PRI, supone la desaparición de todos los organismos agrícolas del campo sinaloense.La medida implicará la asfixia económica y financiera de las principales asociaciones de agricultores de los sectores privado y social, y Sinaloa ha destacado no solo por su capacidad productiva, competitividad y productividad, por su condición de líder nacional en la producción de alimentos, sino por la fortaleza y unidad de sus organizaciones de productores.

Fortaleza y unidad, reiteran, que ha demostrado en los momentos más difíciles, a lo largo de su vida combativa y solidaria con las exigencias del desarrollo del país y del estado, y que no puede ni podrá debilitar ninguna iniciativa de quienes, sin presencia en las luchas del campo, hoy quieren doblegar a sus organizaciones más representativas: quienes proponen esta medida no consensuada y no consultada al interior de este sector productivo, desconocen la historia del agro sinaloense, cuya fortaleza y principales activos en gran parte se explican por la lucha y la representación que han realizado estas organizaciones durante casi nueve décadas.

Añaden que hay un trasfondo político del grupo mayoritario de atentar justamente contra las asociaciones agrícolas, que no viven de aire, y que utilizan esos recursos para la gestión de los asuntos que interesan a los productores, a los hombres y mujeres que dedican su vida a hacer producir la tierra, y que esta idea tiene el único propósito departidizar, politizar un tema que solo corresponde a los productores, y que hoy, alimentados por el desprecio a las principales instituciones privadas y sociales del campo sinaloense, plantean una agenda para destruir todo esquema de representatividad de los campesinos y agricultores de la entidad.

Y se preguntan: ¿Se trata de una estrategia de acoso y derribo de las organizaciones de productores del campo? ¿Se trata de debilitar a las organizaciones agrícolas para que éstas no puedan enfrentar las nuevas directrices de la política agropecuaria?

Estas y otras preguntas, afirman, son pertinentes, ya que hay voces provenientes del que será el nuevo gobierno, en el sentido de que los productores sinaloenses son los principales beneficiarios y concentradores de los apoyos financieros y comerciales que el Gobierno de la República otorga al campo, y quieren ahora redireccionarlos al sur y sureste del país.

Este es el fondo de la cuestión. Estas son las ideas que se defienden. Y estas son las ideas por las que, ya ha anunciado la Liga de Comunidades Agrarias, seguirá luchando la Liga de Comunidades Agrarias y el Congreso Agrario Permanente, y que contará siempre con el respaldo del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

Una última cuestión sobre la sesión cuasi-secreta, subrepticia, a la que se convocó el jueves 29 por la tarde. Esto es algo de lo que dijo el líder del Grupo Parlamentario del PRI en la 63 Legislatura, Sergio Jacobo Gutiérez:

“Es una sesión que representa una verdadera vergüenza para la historia de la vida política y la vida parlamentaria de Sinaloa… Es un acto de verdadera indecencia y cobardía política, porque el grupo mayoritario de Morena espero alevosamente, algo que ya tenían premeditado, que los manifestantes que están impugnando esta decisión se retiraran del palacio legislativo, para sesionar como delincuentes, para sesionar ellos en lo oscurito en un acto que es violatorio a los derechos políticos que tenemos los legisladores.”

Leave a Reply