EL ROCK LLEGÓ PARA QUEDARSE

Víctor Pérez
Dios dijo: Hágase la luz y se hizo el Rock and Roll: Breves reflexiones en cuanto a la Juventud, su música y exponentes.
Just let me hear some more of that rock n´ roll music
Chuck Berry, 1954

El Rock and Roll llegó para quedarse. Esta música, era cosa de jóvenes y en México se ignoraba que no era estrictamente un producto industrial, sino que venía de abajo, de los negros de las ciudades y de los blancos del campo –los olvidados de la sociedad estadounidense-. El rocanrol surgió por si mismo y desde un principio fue un fenómeno cultural que implicaba ritmo, sensibilidad, necesidades de expresión, enorme vitalidad y energía; tecnología avanzada y rebeldía, descontento inconsciente hacia un sistema paternalista, autoritario y manipulador.[1]

Primero se creyó que se trataba de un ritmo de moda de más; por lo tanto, nuestros primeros rocanroleros fueron ruquitos, hasta que aparecieron  los verdaderamente jóvenes y de espíritu rockero. Entonces se vio que la nueva música se hallaba conectada con los “rebeldes sin causa”, la “juventud desenfrenada” pues era una forma de expresión que –por primera vez en la historia y que continuaría hasta nuestros días– los jóvenes proponían.[2]

Con las palabras anteriores del maestro José Agustín, presento el siguiente ensayo, cuya finalidad es la de dar breves, pero muy breves pinceladas del cambio musical  que pasó, pero que influyó en todo un cambio cultural, expresando las ideas de toda una generación de hombres y mujeres jóvenes, que apostarían al cambio estructural de una sociedad.

Ésta  juventud expresaría sentimientos de hartazgo, pero con propuestas de cambio y de estar convencidos que podían innovar y modificar el status quo de una sociedad, no solo en los ámbitos de la cultura y las artes –como es el caso del presente ensayo-, sino en lo político, lo social, lo económico y lo histórico respectivamente.

En la primera parte, muestro el Rock and roll y la Juventud mexicana, explicando de manera muy breve, algunas de sus características y tan acelerado éxito en nuestro país, en segundo término, explico el contexto de la creación e inicio de una de las agrupaciones musicales de los años sesenta que más ha influenciado en el ámbito de la Cultura y las Artes, me refiero a The Beatles y por último, la presencia de The Beatles en nuestra cultura popular en el mundo occidental.

Sin más preámbulo, ¡Iniciamos!

 

El Rock and Roll y la Juventud mexicana

“Yo canto todos los estilos, pero no sueno como ningún otro”

Elvis Presley, 1953

La etapa que se le conocería históricamente como “etapa de Posguerra” (por mencionar algunas fechas entre 1946-1970), mostró como característica la consolidación económica y política para el llamado bloque occidental, liderado por EEUU y los países aliados a dicho bloque (México entre ellos), así también el aspecto cultural, que en conjunto con la nueva cultura derivada de la guerra fría, las llamadas artes (sobre todo la música) serían uno de los canales –si no el más importante o más popular- llevarían las nuevas ideas y formas de pensamiento de sectores de la población (grupos segregados tanto por su edad como por su color o estatus económico) que demandaban mayores espacios de expresión y estilos de vida.

Es en esta etapa en que se definen perfectamente los nuevos estilos musicales, haciendo una interesante y muy rica cultura “holística” musical, aparece a principios de 1953 una interesante mezcla de Folk, Country, Soul, Blues y Jazz con la humildad de 2 o 3 acordes y con un ritmo que de manera natural enviaba señales claras a mover el cuerpo, sus atrevidos inventores, algunos músicos que nunca imaginaron que estos sonidos articulados abrirían brecha en la conformación de una Cultura que para esos momentos no existía, me refiero a la llamado Cultura juvenil.

El cine con  su máximo exponente de esta cultura naciente de los olvidados o ignorados (los adolescentes) James Byron Dean, “el extraordinario James Dean” daría la bienvenida a una serie de actitudes e inquietudes que los adolescentes de los años 50 del siglo XX, daban como asentado en “Rebeldes sin causa”, filme eternamente vigente, debido a las eternas necesidades que los adolescentes poseen. Sin olvidar al eternamente gigante Marlon Brandon en su filme “Salvaje”.

Es en este escenario que serían personajes como Bill Halley, Elvis Presley, Jerry Lee Lewis, Little Richard, Chuck Berry, Carl Perkins, Johnny Cash, Buddy Holly  y Ritchie Valens quienes toman el arado musical y surcan el campo musical con tanta fuerza que hasta nuestros días siguen tan vigentes como propuesta musical y referente obligado por músicos tanto aficionados como profesionales.

La vecindad del llamado Gigante del Norte (EEUU) con nuestro país traería sus gratas consecuencias tanto en lo económico como en lo político, pero en lo cultural, sería definitivo que el llamado “American way of life” iniciaría su invasión en las preferencias de vida, sobre todo en las expresiones culturales como la música, enriqueciendo aún más el panorama musical al que tenían acceso los mexicanos o los jóvenes mexicanos de mediados de los 50´s, así como el cine, teniendo como tema fundamental el Rock and Roll en el séptimo arte nacional.

En el escenario musical en México, irrumpieron orquestas que entre sus repertorios tocaban canciones para bailar importadas de los discos “gringos” de Rock and Roll, pero pronto serían pequeños grupos musicales de jóvenes clasemedieros (habían que tener dinero para los instrumentos y lugares para ensayar), los pioneros serían: Los Locos del Ritmo, los Teen tops, los Rebeldes del Rock, los Sinners, los Black Jeans, los Crazy Boys, los Hooligans, los hermanos Carrión, Javier y Baby  Batiz, los Rockin Devils, de estos grupos saldrían voces que años más tarde formarían la constelación de los cantantes “domesticados” del Rock and Roll: Enrique Guzmán, Johnny Laboriel, Cesar Costa, Manolo Muñoz, Angélica María, Julissa, Alberto Vázquez, Oscar Madrigal, entre otros.

Sus implicaciones culturales fueron grandes: Los jóvenes buscan la libertad, llegan a ser una parte de la sociedad más abierta y cosmopolita (el inglés es para cantar el Rock), se acuñe la frase “Amor y Paz”, “Sexo, drogas y Rock and Roll”, hay una revolución sexual en el mundo occidental y el rock sería el himno para ello. La rebeldía si tenía una causa: Ser tomados en cuenta en contra de un mundo represivo y acartonado de los adultos, ya fuera en los plano político, social, económico y cultural.

En el siguiente segmento, se tratará de las características que rodearon al rock and roll británico, especialmente el exportado del puerto norteño de Liverpool. ¡Acompáñenos!

 

The Beatles: Su contexto socioeconómico y cultural

…no teníamos para comprar una taza de azúcar, mucho menos para adquirir un disco…

George Harrison, The Anthology, 1994

 

Hablar de Inglaterra, nos obliga a pensar en lo que alguna vez fue conocido como el gran Imperio británico, su tradición de fuerza e idea de progreso y modernidad tanto política como económica fueron exportados desde la isla a todo el mundo.

De igual forma, esto nos remite a pensar en todas las ciudades importantes del mismo imperio –Londres, York, Oxford, Manchester, Brístol, Brighton, Birmingham y por supuesto que el gran puerto y ciudad de Liverpool no podía quedar excluida.

Es precisamente en esta ciudad portuaria –la más importante de toda Inglaterra- ubicada en la costa noroeste del país, forjaría a partir del siglo XVIII, una identidad de orgullo, poder, autonomía y sobre todo, originalidad, elementos que heredaría a sus hijos “los liverpoolians”, que darían rasgos y pautas a la creación de una cultura propia y autonomía dentro de la Cultura inglesa.

Las características económicas y sociales que la ciudad y puerto de Liverpool –desde su fundación en 1207 era considerada como villa hasta finales del siglo XIX- que mostró desde el siglo XVIII debido al  intenso comercio naval mercantil que por sus muelles entraban y salían toda clase de mercancías a nivel mundial -40% del comercio naval mundial pasaba por los “liverpoolians docks”- daban a sus habitantes un espíritu de “gran orgullo y soberbia, un espíritu alegre, festivo y de indisciplina” que se veía reflejado a nivel nacional. Liverpool era una villa, pero no vivía y ni se sentía como una villa, era un puerto cosmopolita de gran envergadura”.

Pero las cosas no son para siempre. El inicio del siglo XX, la etapa de la Gran Guerra –diría Eric Hosbawm- haría estragos para iniciar la larga etapa decadencia de la “Gran Liverpool”. Era el siglo del fin de una época dorada. En especial, la heredada de la 2da guerra mundial.

Inglaterra a finales de la década de los 30´s -1939- rompía relaciones diplomáticas y hacía la declaración de guerra en contra del 3er Reich alemán. La reacción  por parte de Alemania no se harían esperar, y el blanco perfecto para debilitar a Inglaterra era imposibilitar –por no decir destruir- a su puerto más importante: Liverpool.

Entre bombardeos, ruina material, escasez, miedo y un golpe mortal al “liverpoolian´s pride”, nacerían 4 talentos que sin una aparente posibilidad de hacer un cambio cultural significativo en su comunidad, y menos pensar a nivel nacional o internacional. Las familias que formarían a estos niños y más tarde jóvenes adolescentes estarían en diferentes condiciones, el común denominador era: familias obreras con situación económica apremiante, sin mencionar las problemáticas afectivas y emocionales que vivían al interior de la vida familiar.

Dentro de estos hogares, las expectativas económicas y sociales de los hijos de los padres obreros no excedían lo que sus padres, abuelos o bisabuelos habían aspirado, es decir, la situación económica que Liverpool brindaba a los jóvenes de la época no era distinta a las de sus padres, en otras palabras, los jóvenes se convertían en el reflejo de sus propios padres, se vestirían como ellos, trabajarían en lo mismo que ellos, asistirían a la misma taberna que ellos, al mismo sindicato o gremio que ellos, la vida era rutinaria, un panorama gris para esa generación.

Sin embargo, en la etapa de posguerra, las políticas educativas del país empezaban a cambiar. Se abrirían oportunidades de tipo educativas para que los hijos de la clase obrera se educaran y fueran a los diferentes institutos de educación básica y sobre todo medio y superior, como fueron los casos de Paul McCartney y George Harrison. De igual forma, se abrirían espacios para la educación alterna, como los institutos de artes y oficios –como al que asistió el mismo John Winston Lennon-. Empezaba a cambiar el ambiente cultural.

Las influencias de la llamada cultura juvenil proveniente de América – de Estados Unidos principalmente con su Rock and Roll y sus estrellas –Elvis Presley, Jerry Lee Lewis, Little Richard, Chuck Berry, Fats Dominno, Buddy Holly, Bill Haley, Ritchie Valens,  así como la mezcla de sonidos derivados del Blues, Jazz, el Fox Trot, Rythm and Blues y el nativo Skiffle (mezcla de Folk, Country y Jazz) liderado por Lonnie Donegan.

Todo ello teniendo como resultado el sonido fresco y siempre vigente que el tiempo no ha podido opacar.

Otro elemento a tomar en cuenta, es el rompimiento del llamado “acartonamiento moral victoriano” que vivía la sociedad británica en la etapa de posguerra, que fue impulsado por la llamada Generación de los “Baby boomers”- los nacidos a finales de los 40´s y principios de los 50´s-

Al igual que, el elemento del nuevo orden mundial en lo económico y político, es decir para finales de la década de los 50´s y la década de los 60´s a nivel mundial se empieza a sentir un proceso de estabilidad, crecimiento y desarrollo económica, es decir, la clase obrera empieza a tener victorias en materia económica y social, y por otro lado, la clase media se consolida y se expande, al consumismo y la democratización de los medios masivos de comunicación fueron fundamentales para dar inicio a la ya legendaria historia del cuarteto de melenudos de los barrios obreros del puerto de Liverpool.

 

The Beatles: poetas de una generación, artistas de un siglo…

…there´s a place, where I can go, where I feel love

Lennon-McCartney

Liverpool, puerto comercial y salida de gran renombre, un pasado glorioso anidaba el sentimiento de sus habitantes, el imperialismo británico del siglo XIX, sus acaudalados comerciantes, sus bulliciosos astilleros, sus calles frías con niebla, eran el marco perfecto, cuya escenografía dibujaba un fenómeno que para principios de la década de los sesenta del  ya histórico siglo XX, daría paso a uno de los cambios culturales, sociales y económicos que sería el parteaguas de la industria del entretenimiento no solo a nivel local o nacional, sino a nivel continental  y mundial. Es decir la llamada Beatlemanía.

De esa ciudad portuaria, cuyos ejércitos de obreros de los astilleros y de almacenes portuarios, saldrían figuras, en la comedia, el deporte y la política, pero hasta la naciente década de los sesenta del siglo XX, nunca había salido un músico y menos de su propuesta musical plasmada en LP (long play) o disco de acetato.

De pronto, cuatro jóvenes del suburbio del Mersey side, una área típicamente proletaria, daría con fuerza y espontaneidad, el sonido y estilo que marcaría toda una época, de pronto, el cabello “largo”, la corbata, los sacos “estilo Chanel”, los botines y un muy particular estilo de cantar con tonos bajos, estribillos y harmonías a dúo, serían la ruta a seguir en la conformación de una cultura juvenil, la generación “Beat”, los “baby boomers” tendrían en esos “ Cuatro Fabulosos”, la voz para inmortalizar sus demandas a través de la poesía que estos melenudos difundirían como estandarte a todo el mundo, en especial, al mundo adulto, que la hora de establecer cambios culturales en la población joven había llegado.

Las condiciones estaban dadas, la década de los sesenta del siglo XX, vivía el llamado cenit de la bonanza económica, las clases medias se fortalecían, la clase obrera, iniciaba su despegue a mejores condiciones de consumo, y por ende, el ocio y el entretenimiento, eran industrias, que iniciaban su despegue en esos años, y en especial, la británica.

El debilitamiento de los primeros exponentes del Rock and Roll estadounidense, promovió entre los jóvenes músicos ingleses ávidos de triunfo y de querer experimentar y dar a conocer sus expresiones musicales, que derivadas del Rock and Roll, los estilos afroamericanos, y música folclórica “americana”, darían paso al movimiento musical del “Skiffle”, cuyo máximo exponente Lonnie Donogan, sería el gurú de esos jovencitos, que desde sus escuelas, barrios o “en donde pudieran hacer ensayos”, iniciarían sus trayectorias musicales.

Estas primeras incursiones al “show and bussiness” era sin mayores pretensiones que las que puede brindar un par de guitarras acústicas, una tabla para lavar ropa, un banjo (banyo), una harmónica y un tambor ; cuyo fin era brindar entretenimiento tanto a los amigos como en algunas fiestas.  Esos serían los humildes inicios de bandas como: Jerry and the Pacemakers, the Yardbyrds, the Hollies, The Rolling stones, y por supuesto The Beatles. Todos ellos parte de la “Invasión británica de los sesenta a la tierra del Rock and Roll y del Rey Elvis”.

Los cambios en la conducta de la juventud, no se dejó esperar, la liberación sexual, el uso mas abierto de las drogas “suaves”, aunado con los movimientos artísticos de la Psicodelia, propiciaron darle “color” a ese mundo de tonos “grises y de aburrimiento”, el entretenimiento como una forma de vida y para “ganarse” la vida, sin tener que ir a un Instituto, era otro de los cambios que se establecerían a partir de esta época. El autoritarismo de los Padres, era retado por un puñado de jóvenes, liderados por esos nuevos poetas, que gritaban libertad a las nuevas ideas o estilos de vida.

La moda y los estilos de vida, ya no serían los mismos después de la década de los Sesenta. La apertura a la conciencia social, la guerra fría y sus conflictos armados, los movimientos sociales en Europa y en América, harían de esta generación, la mas rebelde de todas y su juventud, la mas idealista de todas.

“Todo lo que necesitas es Amor” (All you need is love) se convertiría mas que en un “hit parade”, en un himno que los jóvenes expresaban al mundo de los adultos, que en la Paz y en el Amor todo era posible. The Beatles, sus poetas, que traspasaron la barrera del tiempo, y también del espacio.

 

 

[1] José Agustín, Historia del Rock mexicano en Revista Rolling Stone, Edición especial 2013, p.6. cursiva agregada.

[2] Idem. Cursiva agregada

Leave a Reply