ALEGORIAS LA TÍA IRMA

Raul Ibañez Márquez

De la familia de mi padre, quizás con el que conviví menos fue con mi tío Luis, el segundo de la familia del matrimonio de don Luis Ibáñez Lemus y de doña Panchita Villegas Salome.

Contador Público de profesión -hasta donde recuerdo- desde muy joven entro a trabajar en British American Tabacco, con sede en la Ciudad de México.

Mis primeros contactos con mi tío Luis y su familia, formada por mi tía Irma Roldan y sus cuatro hijos, mis primos; Luis, Irma, Martha y Gaby, fue por allá en los años sesenta, nos veíamos esporádicamente debido a la distancia entre Sinaloa y la Ciudad de México.

Fue a principios de los setentas cuando la compañía donde trabajaba mi tío hace una fusión con cigarros el Águila, con sede en Monterrey Nuevo León que mi tío Luis y mi tía Irma se ven en la necesidad de cambiar de residencia con todo y su descendencia.

Llegando yo en 1974 a estudiar a Monterrey, empezó mi trato más cercano con la familia de mis tíos; Luis e Irma. Llegando a la ciudad les busque y me encontré una gran respuesta, repuesta de familia, de gente amigable, educada y decente, ahí me di cuenta de la valía de mi tío como persona, pero sobre todo que lo acompañaba una gran mujer, una compañera y madre de mis primos que había formado una bonita familia, bien avenida, con valores y principios.

En esa época tuve la oportunidad de conocer mejor a mi tía Irma, ya con plena conciencia -a mis diez y siete años- me encontré con una mujer cálida, cariñosa, respetuosa y sobre todo que aun y cuando era mi tía política me hacía sentir como verdaderamente familia de sangre.

Grandes recuerdos tengo de esa época en Monterrey, me invitaban a los domingos de barbacoa como un miembro más de su familia, cosa que como hombre de “buen diente”, disfrutaba sobremanera, aparte de pasar tardes agradables con mis primos y mis tíos.

Con el tiempo y cada vez que regresaba a Monterrey los buscaba y ahí estaban siempre dispuestos el tío Luis y la tía Irma, mis tíos a los que siempre llevo en mis recuerdos y en mi corazón.

Ayer que me entere del fallecimiento de Irma Roldan de Ibáñez, me sobrecogí, ante la realidad de que se nos adelanta en el camino una buena mujer, madre, esposa, tía pero que me deja de consuelo los momentos que tuve la oportunidad de convivir con ella y el recuerdo de su cariñoso y cálido trato.

A mi querido tío Luis, a mis primos; Luis, Irma, Martha y Gaby, toda mi solidaridad y cariño, en estos difíciles momentos.

Descanse en Paz la tía Irma.

Raúl Ibáñez Márquez

Sábado 14 de Mayo 2022

ALEGORIAS: ESTADO DE DERECHO.

“El estado de derecho se defiende en las tribunas, en los salones y, tambien en los desagües.”

Felipe González

RAÚL IBÁÑEZ MÁRQUEZ

Al finalizar el sexenio de Enrique Peña Nieto, por allá en el año 2018, decía yo en un articulo que siendo muy importantes el cúmulo de reformas constitucionales que implementó en su sexenio -incompletas algunas y equivocadas otras- había dejado de lado la mas trascendental e importante; la del estado de derecho, que nos quedaba a deber la reforma que quizás es el sustento de una verdadera democracia que debe ir acompañada siempre por la justicia.

Al inicio de este sexenio; diciembre 1, 2018, lo que más llamo mí atención del discurso del nuevo presidente Andrés Manuel López Obrador, fue el párrafo que a continuación transcribo:

“Ya el gobierno no va a ser un comité al servicio de una minoría rapaz. Representará a ricos y pobres, creyentes y libres pensadores, y a todas las mexicanas y mexicanos, al margen de ideologías, orientación sexual, cultura, idioma, lugar de origen, nivel educativo, o posición socioeconómica. Habrá un auténtico estado de Derecho, tal como lo resume la frase de nuestros liberales del siglo XIX: Al margen de la ley, nada y por encima de la ley, nadie.”

Reconozco que me sorprendió para bien y que entusiasmado estuve dispuesto a otorgar el beneficio de la duda, aún y cuando en anterior articulo habia yo escrito que no votaría por Lopez Obrador, días antes de la elección del 2018.

Siendo congruente no vote por Lopez Obrador, sin embargo ante el ofecimiento de la implementación de un auténtico estado de derecho, modere mi animadversion y prejuicios, dando una tregua a mi escepticismo.

Hoy a poco más de tres años de distancia acabo de sufrir la decepcion mas grande en lo que va del sexenio -y vaya que han sucedido cosas decepcionantes- no sólo no hay un auténtico estado de derecho, sino que a quien Lopez Obrador puso y encomendo la aplicación de la ley, la justicia y el tan ansiado estado de derecho, echaron todo por la borda, demostrando que ni son diferentes, ni es cierto que escogio a los mas honestos, éticos y morales para conseguir este fundamental compromiso, ni es cierto ni suficiente que si la cabeza del gobierno se porta bien el resto de los colaboradores por mimetismo se contagian.

El reciente caso, que involucra a una ex ministra de la corte en funciones de secretaria de Gobernacion; Olga Sanchez Cordero, hoy Presidenta del Senado de la República.

A un abogado prestigiado en funciones de asesor juridico de la presidencia de la república, convertido en la práctica en el principal operador politico del Presidente y su hombre de mas confianza en la primera mitad de este sexenio; Julio Scherer Ibarra, hoy fuera del gabinete.

Y por último a quien el presidente encomendó como el abogado de la nación, el encargado de velar por la aplicación de la ley, el Fiscal General de la República; Gertz Manero.

Los detalles son ya muy conocidos; se acusan unos a otros de abusos de poder, trafico de influencias, conspiraciones, venganzas personales, extorsion, lavado de dinero, intromisiones indebidas, un cúmulo de acusaciones graves y presumibles de delito.

La realidad es que los tres faltaron a su compromiso con su jefe y en especial con la nación, manipularon y torcieron la ley, pero lo mas grave mostraron el fracaso de este sexenio en lo más importante y trascendente; el combate a la corrupcion y el tan ansiado estado de derecho.

El Presidente no puede soslayar su responsabilidad, ni siquiera tiene derecho a argumentar que tiene cosas mas importantes que hacer, él es la cabeza de el gobierno, él los nombro él los escogió, él es el capitan del barco y por ende él es el responsable de la tripulacion y sus acciones.

Es sin duda el gran fracaso de éste gobierno, la demostración clara y contundente de que no sólo con buenos deseos se puede gobernar.

No habrá obra física; aeropuerto, refineria o tren que supla esta falla, la columna vertebral de cualquier democracia es su estado de derecho.

Montesqieu aseguro que “la aplicación de la ley, es la unica defensa para darle voz a los sin voz”. 

Lamentable muy lamentable, otro sexenio perdido en la parte fundamental que todo mexicano bien nacido aspira:

  • Una lucha verdadera contra la corrupción.
  • La aplicación de la ley.
  • Y el logro de un auténtico estado de derecho. 

ALEGORIAS: MI EXPERIENCIA CON COVID-19.

RAUL IBÁÑEZ MÁRQUEZ

Hoy fui dado de alta, por mi doctor, del tratamiento de COVID-19, con resultados francamente positivos, todo el proceso fue afortunadamente, tranquilo y sin complicaciones.

Con el animo de trasmitir, lo que a mi juicio, fueron piezas claves en el desarrollo de la enfermedad, me gustaría compartir mi proceso.

Hoy hace 17 días mi hijo menor; Pablo llego a casa con dolor de cabeza y cuerpo cortado, mi esposa estaba fuera con mi hija y mis nietos, como todo viernes, por tradición vemos una película o una serie, sin embargo extrañamente me dijo que se sentía mal y se acostaría y ni siquiera saldría con sus amigos, siendo viernes y por su edad, si fue un suceso extraordinario.

El sábado de plano no quiso salir de su cuarto, para el domingo estaba apuntado para recibir la primera dosis de su vacuna, sin embargo ante los síntomas, decidimos primero hacer la prueba antes de recibir la vacuna, fuimos a realizarla y para las tres de la tarde ya teníamos un resultado positivo.

Al lunes siguiente fui yo a hacerme la prueba, sin ningún síntoma, solo por precaución, saliendo también positivo.

Y aquí empieza el verdadero vía-crucis, surgen las dudas, los cuestionamientos, un verdadero entorno de incertidumbre, a continuación tratare de narrar mi experiencia y cuestionamientos:

Ahora a quien acudo?

Con quien lo comento?

Quien es doctor ideal?

Que empiezo a Tomar?

Cuanto me va a costar?

Mi seguro lo cubrirá?

Que pasara cuando regrese mi esposa?

Con quien hemos convivido, estos días. para notificarles?

Que tan grave es el avance de la enfermedad?

Corremos el riego de que se complique todo?

Ante el cumulo de dudas, ahora yo puedo asegurar, que lo mejor es:

  • Checar con gente que haya vivido la experiencia, entre los que te rodean, que hayan pasado por el proceso, tanto con los que les fue bien, regular o mal.
  • Considerar, pero no de manera determinante a quienes no han pasado por la experiencia, aunque hayan acumulado una gran cantidad de información “teórica” de información de la tele e internet.
  • Haber estado vacunado si ya tuviste la oportunidad, esto es fundamental, haber dejado pasar esta oportunidad puede ser la diferencia entre tener graves complicaciones o pasar, como nosotros de manera francamente cómoda, esta enfermedad. 
  • Una vez decidiste con que medico tratarte, tener un primer acercamiento para evaluar con la mente abierta, sin prejuicios, pero agudizando el sentido común, para escuchar sus argumentos, no todos los doctores, como en cualquier profesión, son suficientemente explícitos, claros y precisos para comunicar.
  • Después de escuchar al doctor y si fue convincente; tomar al pie de la letra sus indicaciones, paso por paso, movimiento por movimiento.
  • Actuar de inmediato, manos a la obra!!
  • Hay dos factores, sencillos para monitorear tu estado; la temperatura y la saturación de oxigeno, en mi caso propuse monitorear las dos cada hora y llevar una bitácora, por un lado tranquiliza a la familia, a ti mismo pero aparte es un magnifico reflejo de cómo vas.
  • En conclusión como en todo, hay que seguir un proceso lógico, un protocolo, lo demás son lugares comunes, un sistema inmunológico fortalecido una condición física de regular para arriba, alimentación balanceada, deporte.
  • Hago la aclaración que en esto yo no he sido un dechado de virtudes, mucho de todo, en algunos casos en exceso; fume cuarenta y tres años y aun así siguiendo estas recomendaciones; debo decir que me fue mucho muy bien.

Mi decisión de quedarme con el doctor con quien me trate obedeció a lo siguiente:

Después de preguntar a varios amigos , compadres y familiares que habían tenido contacto con el virus, fue con el cuñado de un muy querido y cercano compadre con quien decido acudir; el doctor José Miguel Figueroa Chávez, un otorrino-laringólogo, de Guadalajara que ha ido tomando mucha experiencia -como muchos- en el tratamiento del COVID-19.

Ya tomada la decisión no hay que andar preguntando mucho, eso de que “cada cabeza es un mundo”, en estos casos aplica con suma precisión, todos tienen una amigo compadre o conocido que si sabe como hacerlo, esto puede provocar mas incertidumbre y descontrol; evalúa tus opciones, toma tu decisión y no te muevas, si te equivocaste ya podrás rectificar.

En mi primera comunicación me encontré con un doctor sobrio, le había mandado nuestras pruebas de Antígeno, tanto de mi hijo como la mía, me pidió que de inmediato nos hiciéramos una tomografía computarizada de tórax de los dos y le mandáramos los resultados de inmediato.

Al mandarle los resultados, me dijo: “efectivamente ahí esta el virus tanto en el pulmón de su hijo como en el de usted”.

Yo balbucee, si desde ayer tenia la prueba con positivo, por lo que me dijo: “haber señor Ibáñez, hay miles de pruebas que por alguna razón se equivocaron, con la tomografía tengo la certeza no solo de la existencia sino del avance en sus pulmones”, me quede callado y pensé que meticuloso y preciso el doctor.

Otra cosa que me dijo este virus es muy traicionero, necesitamos detenerlo con todo, vamos a atacarlo por lo pronto de inmediato siete inyecciones, pastillas (algo así como 100 pastillas).

Es decir una vez que estuvo cierto de la enfermedad y su avance no se anduvo por las ramas, se fue con todo y muy a tiempo.

15 días de medicamentos, encierro, mucho liquido y dolores por tanto piquete “en santa sea la parte”, fue todo lo que me dejo COVID-19, ni una molestia mas, vaya ni siquiera dolores de cabeza, en conclusión a mi me fue mucho muy bien!!