DOS A LA SEMANA

LAS INSTITUCIONES DEL DIABLO

Jorge Aragón Campos                                               jaragonc@gmail.com

Vamos a suponer que usted es la UAS y que, a principios de mes, le pide a la federación que dentro de la primer quincena le mande mil pesos para pagar el IMSS, asimismo le solicita que para la segunda mande otros mil para pagar la luz, ante lo cual la federación cumple pero con una salvedad: los manda volteados, es decir primero manda lo de la luz y después lo del pago al IMSS. ¿Usted qué haría?

Según se desprende de la información vertida por la propia ASF, eso y no otra cosa son las “desviaciones” cometidas por las autoridades universitarias “en detrimento de la trasparencia” y bla, bla, bla.

El dinero no se usó en nada que no tuviera que ver con el desempeño de la vida institucional de la UAS, no se destinó al PAS, al PRI, al PAN, a MORENA, al PRD o a alguien de fuera de la UAS, no, es que por ley las instituciones que reciben recursos públicos no tienen potestad para ejercer esos recursos en el renglón ni en el momento que la institución lo requiera, sino en lo que el gobierno diga y cuando el gobierno lo diga…por ley…de lo contrario escándalo…por lo menos. Es como sucede con Anaya, quien a lo sumo incurrió en evasión fiscal, pero legalmente lo acusan de lavado de dinero, porque ahora según las leyes hacendarias, el ciudadano es responsable de realizar las investigaciones que corresponden a la PGR y a la SHCP, para determinar si el dinero con el que le pagan un bien o un servicio fue obtenido de manera lícita. Y sí, así está la ley. Ni en Venezuela hay eso, por cierto.

No nos engañemos frente a lo que, en su momento, fue advertido de manera pública: el gobierno de Peña nieto, desde sus inicios se dedicó a restaurar el tinglado autoritario al que tan afectos han sido siempre los priistas, desvirtuando mediante leyes absurdas y hasta contradictorias la naturaleza de las instituciones, creando un entorno donde no hay manera de andar derecho. No nos extrañe entonces, que así como la PGR filtra videos sobre la comparecencia de un candidato presidencial, la ASF haga públicas supuestas irregularidades en la UAS, a la vez que se queda muy espichadita sobre casi 760 millones de pesos que no aparecen por ningún lado en la CONADE, ejercidos durante el 2016, cuando estaba al frente Alfredo Castillo Cervantes, quien ha trabajado cerca de Peña Nieto desde que era Gobernador del Estado de México, es decir, otro miembro del grupo intocable de este gobierno. Esto es nada más por mencionar un caso.

Me parece no debemos pasar por alto, la decisión de las autoridades universitarias para mantener a la institución al margen del proceso electoral que estamos viviendo, así como toda una serie de medidas y decisiones desafortunadas del gobierno federal, para apuntalar la campaña del candidato oficial quien, con esa clase de ayudas, no sólo no remonta sino se hunde cada vez más; pudiéramos estar atestiguando una intentona de alinear a la UAS a los objetivos de una campaña signada por los yerros, es decir otra metida de pata que acabará igual que las anteriores: como balazo en el pie. No veo otra explicación, para un acto que viene a generar en Sinaloa un problema político que no existía y que no debe existir. Eso, o de plano el panorama que el PRI está observando aquí es de desastre, al igual que en la mayor parte del país.

¿Pero qué necesidad? Diría el divo si aún viviera.

Deja un comentario

Volver arriba