Sin Etiqueta

 

HISTORIA DEL NARCOTRÁFICO EN MÉXICO

EN EL ANIVERSARIO DEL PRI

Por: Jorge Walterio MEDINA

medinawalterio@terra.com.mx

medinawalterio@outlook.com

 

En Nuestras manos el libro Historia del Narcotráfico en México, de la autoría de Guillermo Valdés Castellanos, el hombre que ocupó la dirección del CISEN durante la mayor parte del gobierno del panista Felipe Calderón Hinojosa.

La obra ha sido considerada por sus apologistas como “una radiografía insuperable” del fenómeno del narcotráfico en México y de su enfrentamiento con el Estado.

Agradecemos al doctor Jorge Medina Viedas, nuestro primo hermano, el obsequio de esta interesante obra  y nuestra gratitud es doble porque gracias a nuestro consanguíneo nos enteramos de la inclusión en el libro de Guillermo Valdés, de un trabajo periodístico de don Jorge Medina León, publicado originalmente en La Voz de Sinaloa en septiembre de 1947, y relacionado, claro, con el asunto de la influencia del narcotráfico en Sinaloa.

Ahí nuestro padre afirmaba que “En Sinaloa, este lucrativo e inmoral negocio ha venido tomando carta de naturalización y se ha ejercido con la más inaudita de las impudicias (…) cuando se habla de suntuosa residencia propiedad de equis tomatero o garbancero, suele también decirse con gran frecuencia, magnífico edificio de boato y ostentación propiedad de ex magnate del opio”.

 

Y agregaba  el trabajo periodístico de Medina León citado  en el libro:  “Uno de esos  ‘ricos agricultores’ , originario de Badiraguato, Sinaloa,  Miguel Urías Uriarte  fue detenido y acusado  de tener un laboratorio donde procesaban opio, pero al mes lo dejaron libre  -según lo afirmado por un ex director de la Policía Judicial- , pues era  protegido del nuevo director de la corporación  policiaca y del gobernador Pablo Macías”

Periodista y analista crítico del Sinaloa de su tiempo, Medina León advertía entonces desde finales de la primera mitad del siglo veinte, la realidad que ya existía en la entidad en torno de la proliferación de las actividades del narcotráfico, protegida y alentada por el gobierno.

Guillermo Valdés,  autor de la obra Historia del Narcotráfico en México, tomó estos apuntes periodísticos de Jorge Medina León, de un libro anterior escrito por el investigador sinaloense Luis Alejandro Astorga Almanza, quien con estricto rigor académico se ha destacado como uno de los estudiosos de los orígenes de este fenómeno social.

Desde luego que nos halaga la trascendencia de la labor periodística de Jorge Medina León.

EN EL ANIVERSARIO DEL PRI

El Partido Revolucionario Institucional acaba de cumplir ochenta y cinco años de vida, en medio de claroscuros del gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto, el hombre que recuperó la Presidencia de México que les había sido arrebatada  durante doce años, por el Partido Acción Nacional.

Fundado por Plutarco Elías Calles mediante la unión de todas las fuerzas regionales que sobrevivían a la Revolución Mexicana, el PRI se convirtió en una máquina de concentración del poder en México, donde aún con las derrotas presidenciales en 2000 y 2006, se mantuvo como la primera fuerza nacional por su fuerte presencia en la provincia mexicana.

Hablamos claro de una historia de luces y sombras, de personajes buenos y malos.

Lázaro Cárdenas, quien por momentos hizo creer que México daría un viraje hacia la izquierda,  le había regresado los ideales revolucionarios, no sólo por la nacionalización del petróleo, sino por la aplicación de políticas públicas que atendieron en su momento los problemas más graves de los trabajadores y los campesinos.

Miguel Alemán aplicó el concepto de una modernidad que al parejo de lograr un visible crecimiento, generó la aparición de una nueva clase rica en México, producto de favores a familiares y amigos en los rubros de turismo y concesiones en medios de comunicación.

Gustavo Días Ordaz representó la brutalidad que provocó, con la matanza de miles de estudiantes, la herida que aún sangra y que aceleró la transformación democrática de la nación. Luis Echeverría representó el populismo llevado al extremo y José López Portillo será recordado siempre por su llanto ante el desastre financiero al que llevó al país.

Miguel de la Madrid fue avasallado por la enorme participación social registrada en el marco de la tragedia que provocó el terremoto de 1985 en el Distrito Federal.

Carlos Salinas de Gortari encabeza el giro del PRI hacia la derecha y todavía se recuerdan expresiones de líderes panistas que presumían que el priísta estaba gobernando con estrategias panistas.

El asesinato de Luis Donaldo Colosio marcó a Salinas y a su gobierno.

Pocas cosas han dañado tanto como la privatización del ejido, otra de las ‘gracias’ del Salinismo.

Hoy vivimos los tiempos del PRI de Enrique Peña Nieto, el de las reformas que producen esperanza y miedos. El que arranca un gobierno con muchas similitudes con el de Salinas de Gortari.

Innegable que Peña Nieto ha sorprendido con las detenciones de Elba Esther Gordillo, Gastón Azcárraga, Joaquín Guzmán y de las cabezas de otros personajes del crimen organizado como los de Michoacán y Jalisco.

Además, las investigaciones sobre Oceanografía advierten de una crisis mediática de los gobiernos panistas de Vicente Fox y de Felipe Calderón y nos muestra en contra parte a un gobierno priísta decidido a actuar.

Es en el asunto de las reformas estructurales, sobre todo la energética y la hacendaria,  donde surge el temor popular.

Hacia dónde van nuestros recursos energéticos, sobre todo el petróleo representa una interrogante que se plantea masivamente en México.

Pero es sobre todo en la reforma fiscal, donde se afecta a millones de pequeños comerciantes, donde la indignación social amenaza la viabilidad del PRI como la mejor opción electoral para el proceso federal del 2015.

Ochenta y cinco años de historia de un instituto político que seguirá desde luego con luces y sombras.

Así están las cosas…

Deja un comentario